Provincia de San Joaquín de Navarra. Carmelitas Descalzos

Visita de las Reliquias de Santa Teresa de Lisieux. 2003 (www.teresadelisieux.com)

Visita a la Diocesis de Vitoria

22-24 de septiembre

La "Visita de las Reliquias de Santa Teresita" a Vitoria abría las visitas a las diócesis enclavadas en el territorio de nuestra Provincia de San Joaquín de Navarra. Ha tenido una prehistoria, una preparación y un desarrollo. la prehistoria se inicia el 1 de octubre de 2001, cuando el obispo, Miguel Asurmendi, responde afirmativamente a una carta del 27 de julio del mismo ańo de Don Juan José Asenso, secretario de la Conferencia Episcopal Espańola, en la que le preguntaba si su diócesis estaba interesada en recibir las reliquias de la Santa.

En su carta Juan José le informaba del carteo tenido con el obispo de Bayeux y Lisieux, y el Rector de la Basílica de Lisieux, donde la Urna-relicario se guardaba permanentemente hasta 1994, en que, en preparación del Centenario de la muerte de la santa, se inicia su peregrinación por algunas diócesis. El Rector de Lisieux adelantó que las reliquias no podrían venir a Espańa hasta bien entrado el verano del 2003. El Comité ejecutivo de la Conferencia encargó a los Provinciales de los Carmelitas -ańadía Juan José -la programación de la visita, que presentarían a la Conferencia Episcopal, tras conocer las respuestas de las Diócesis.

Preparación de la visita

La preparación inmediata de la "Visita" comienza en julio de 2003, tras recibir el obispo comunicación del Secretario de la Conferencia episcopal, Don Eduardo García, sobre la proximidad de la llegada de las reliquias. Mons. Asurmendi designa entonces al P. Domingo A. Fdez. de Mendiola, su delegado para la visita, indicándole la conveniencia de asistir al encuentro de los Delegados diocesanos en Madrid, el 21 de Julio. El encuentro fue muy útil para poder preparar la "Visita" en su aspecto material y sobre todo espiritual.

El Obispo dirigió el 9 de septiembre de 2003 un carta individual a todos los sacerdotes y diáconos, a los religiosos y religiosas y a los responsables de asociaciones religiosas de la Diócesis, invitándoles a participar en este acontecimiento de gracia. Siguieron luego los carteles con los actos centrales de la visita. Se acordó entre los organizadores el evitar el riesgo de presentar la visita, simplemente como un acto de veneración de unas reliquias - algo que podía considerarse irrelevante y hasta inoportuno en el momento que vivimos, sino como acogida de lo que ellas evocan, que es la persona de la joven carmelita de Lisieux, y sobre todo su mensaje, la misión que ella anunció que iniciaría después de su muerte, y que parece cumplir sobre todo tras ser declarada "Doctora de la Iglesia" en 1997: la de ser el amor en el corazón de la iglesia.

En algunas de las iglesias de la ciudad se pudieron organizar algunos actos de preparación de los fieles al evento. En nuestra iglesia, los responsables de la Cofradía escribieron una carta a cada uno de los cofrades, invitando a la asistencia de los actos y a recibir el mensaje. El Carmelo Seglar y el grupo de voluntariado misionero, Amicev, anticiparon sus reuniones mensuales para prepararse a la visita. En contacto con la Secretaria Diocesana de Medios de Comunicación social, se prepararon intervenciones en los medios de comunicación social de la ciudad: emisoras de radio, televisión y periódicos.

22 de septiembre: visita a Vitoria-Gasteiz

El Provincial, Antonio Viguri, con tres laicos, salió de madrugada hacia a Burgos el 22 de septiembre para acompańar a los portadores de la Reliquia. A las 10.30 de la mańana, la Urna-relicario llegaba a la plazuela de la Iglesia del Carmen. El Sr. Obispo, Mons. Asurmendi, la acogió en el templo con los signos de veneración acostumbrados. El Seńor Alcalde, D. Alfonso Alonso, dirigió unas breves palabras de bienvenida a la ciudad, como mensajera de amor y de paz.

En la mańana se celebraron en la iglesia dos actos importantes. El primero, el encuentro de cientos de nińos de los Colegios, bien preparado por Aitor Pastor, director de las Misiones Diocesanas y por Carlos Almaraz, encargado de la Pastoral del Colegio de los Corazonistas, y el segundo, la Eucaristía a las doce del Mediodía, en que llenaron la Iglesia, personas de la tercera edad, personas con enfermos, recordando al padre de la Santa, y a su misma enfermedad, que le llevó a la muerte en su juventud. Acompańó la Misa con sus melodías la Coral de las Aulas de la Tercera Edad, dirigida por Emilio Ipinza.

La iglesia del Carmen continuó abierta hasta las 7.00 de la tarde, hora de partir hacia la Catedral. Fue admirable la continua llegada de personas y el ambiente de oración que se respiró todo el tiempo.

Ello hizo desistir a los organizadores de llenar el tiempo con un programa de lecturas de textos de la Santa, limitándose a ambientar la oración individual con música de tono contemplativo. la Urna-relicario descansaba en una peana, construida "ad hoc" por el carpintero Fernando, según las indicaciones de Hno. Pedro Aller, que tenía anotadas las medidas de la Urna. la peana resultó tan apropiada, que luego la llevarían a la Catedral, y al día siguiente a Orduńa.

La Catedral Nueva

En ella se celebró a las 7.30 de la tarde lo que el Obispo consideró como el acto central de la visita: Una misa solemne para juntos, como comunidad creyente, dar gracias a Dios por el don de la vida santa de Teresita del Nińo que a tantos ha mostrado "su camino" para vivir como hijos de Dios, centrados en el amor la Catedral Nueva, con sus cinco naves espaciosas y sin coro central, es muy espaciosa. Muchos consideraron un riesgo el seńalarla como centro de acogida en un lunes y en "el día sin coche". Aunque llegaran unos cientos de fieles, podía dar sensación de vacía. El "misterio" de Dios con esta joven doctora, se cumplió también en Vitoria. la catedral se vio avasallada con una concurrencia sorprendente.

A las 9.30 de la noche, la Urna fue trasladada a las Madres Carmelitas de clausura de la calle Santa Teresa. Allí tuvieron primero una larga vigilia de oración, en la que participaron Carmelitas Misioneras y otras religiosas, y luego el acompańamiento orante y silencioso de las Hermanas de la Santa durante la Noche.

23 de septiembre: Visita a Orduńa y a Murguía

Al final de la misa de las nueve de la mańana del día 23 en las Carmelitas de Vitoria, el Sr. Obispo despidió la Urna-relicario, con unas palabras sentidas, encomendando las necesidades de la diócesis a la que entregó su vida por los sacerdotes y misioneros.

En Orduńa, la Urna fue puesta a la veneración en el santuario de Nuestra Seńora de la Antigua, al que está adosado el monasterio de las Carmelitas Descalzas. Fueron siete horas de devoción serena y rica en significado a los pies de nuestra Seńora. Con recepción y presentación del significado y mensaje de la visita y con Eucaristía, presidida por el Provincial, en la que concelebraron el equipo parroquial y varios sacerdotes. En la primeras horas de la tarde, se sucedieron continuos momentos oracionales. El joven sacerdote Rubén Martínez, que llevó el peso de la organización fue ayudado eficazmente por Alfredo Arnáiz, antiguo servidor de la iglesia de Orduńa.

A las 6 de la tarde del mismo día 23, la Urna-relicario fue recibida en Murguia, en la iglesia de las Madres Carmelitas. El valle de Zuya con sus parroquias, muy cercanas siempre a las Carmelitas Descalzas, y con las comunidades de Paules y Hermanas de la Caridad, esperaba con ilusión la visita. la iglesia se hizo pequeńa para la Eucaristía, presidida por el P. Provincial. Murguía fue el lugar para pasar la noche la Urna. Ello dio lugar primero a una vigilia de oración por adoradores del grupo de Murguía y de grupos de Vitoria. D. José Iturrate, párroco de Murguia, dirigió sabiamente las horas de vigilia, intercalando textos de Santa Teresita y silencios contemplativos. A la adoración, siguió en el silencio de la noche la vela amorosa de las Madres Carmelitas.

Conclusión

La Visita a la diócesis de Vitoria se cerró el 24 de septiembre con la misa a las 8.30 de la mańana. A las 9.30, acompańados por el P. Máximo Beobide, del Carmelo de Bilbao, los portadores de la Urna partían hacia la Diócesis hermana de Bilbao.

Domingo, OCD, Delegado del Obispo.

Visita a la Diocesis de Bizkaia

24-26 de septiembre

Los días 24, 25 Y 26 de septiembre, Teresita ha visitado las tierras de Bizkaia. Esta visita toma parte de una serie de visitas iniciadas con motivo de su muerte y de su declaración como Doctora de la Iglesia. Había visitado ya Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Austria, Italia, Rusia, China, Filipinas, Australia, Canadá, Estados Unidos, Méjico, Brasil, Argentina, Madagascar, Líbano, Irak, Siria, Egipto y otros muchos piases.

Al inicio de este otońo, hemos sentido mas cerca que nunca a Teresita en nuestras tierras de Bilbao, Getxo, Amorebieta, Durango y Markina. No sólo ha estado presente a través de su espíritu y de su mensaje, sino también a través de su cuerpo con el que amó, escribió, y experimentó los gozos y las penas de su corta vida.

El pueblo sencillo ha sabido responder masivamente a su paso entre nosotros. Una vez mas se han cumplido las palabras de Jesús de Nazaret: "Te doy gracias, Padre, Seńor del cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos y se las has revelado a la gente sencilla". los corazones humildes se encuentran muy a gusto con esta joven. Es para ellos una hermana que les acoge por la mano y les ayuda a caminar arrojando "pétalos" de amor y de esperanza.

En los diversos actos que se han organizado con motivo de esta visita, se ha evocado con más o menos acierto el mensaje de la joven carmelita. En unos casos se ha hecho hincapié mas en unos aspectos que en otros. Pero unos y otros han destacado en el Dios Amor de Teresita estos tres rasgos que se complementan armoniosamente en su vida: Un Dios que nos ama gratuitamente; un Dios que nos ama con amor misericordioso; un Dios que nos ama mendigando nuestro amor, el Dios Amor de Teresa, "se deja encadenar por el endeble amor de su pobre criatura" Es aquí donde el Dios de Teresa rompe con el Dios de Lutero. Es una visión que pertenece a lo más genuino del catolicismo de los santos. El célebre ascensor de Teresita funciona únicamente al pulsar el botón del amor.

El Dios Amor de Teresa, es el Dios del Evangelio. Fue algo que se repitió constantemente en la visita. Como dijo Felipe Bengoa en su conferencia en la Catedral, "Teresa es la santa de la vocación bautismal, es decir, la de todo cristiano".

Algunos detalles de la visita

Ha habido muchas cosas que me han llamado la atención. No puedo enumerarlas más que unas cuantas. En primer lugar, es digno de mención la implicación de nuestros obispos en este acontecimiento. No sólo en las celebraciones. También en la preparación de la visita. la idea de elaborar nuevos posters en bilingüe y enviarlos a todas las parroquias, iglesias de culto y comunidades religiosas surgió de Don Ricardo que ha estado presente en todos los sitios que ha visitado Teresita. Además, en la Catedral y en Getxo presidió la Eucaristía, predicando en la misma. Don Carmelo hizo otro tanto en Larrea-Amorebieta y en Durango. las celebraciones litúrgicas y oracionales muy bien preparadas y con imaginación creativa. Hay que felicitar a los responsables de estas celebraciones por lo bien que han hecho todo. Poniéndose a destacar, me quedo con la celebración de la Eucaristía en la Catedral de Bilbao, los encuentros oracionales con los nińos y los jóvenes en Larrea y en Markina. Nunca me olvidaré de la actuación de la joven que representó el papel de Teresita en Larrea o el canto de un poema de la santa con música de Gotzon Aulestia por una soprano de Madrid en la misa de Markina. Ambas estuvieron geniales! Muy bonito el detalle que presencié en la misa de Markina. En lugar de la homilía, una mujer leyó el comentario de Teresita a las lecturas de la misa. Tampoco podré olvidar las vigilias de oración de Getxo y de Durango. ĄModélicas! Por último, quisiera destacar el esfuerzo de las diversas corales por aprender nuevos cantos en honor de la santa. He sido testigo directo de las horas y horas que han ensayado en pleno verano las corales "AlAIA" Y "UDAlEN" de Zornotza. Otro tanto ha sucedido en Getxo, en Durango, en Bilbao y en Markina. Entre las muchas anécdotas, puedo citar éstas que están relacionadas con Larrea: el día de la visita de las reliquias a nuestro santuario de Larrea, coincidieron tres obispos, Don Ricardo, Don Karmelo y Don Ambrosio, obispo dimisionario de Barbastro; el Alcalde de Amorebieta-Etxano se ofreció voluntariamente a portar el relicario de "la santa más grande de los tiempos modernos"; y la joven que hizo el papel de Teresita en el encuentro oracional con los nińos y los jóvenes, es la actual teniente-alcalde de Amorebieta.

Conclusión

"Comprendí que si, la Iglesia era un Cuerpo compuesto de diversos miembros, no podía carecer del más importante: Ąel corazón! Comprendía a la vez que el amor encierra todas las vocaciones y grité: He hallado mi vocación: ĄEn el corazón de la Iglesia, mi Madre, yo seré el AMOR!"

"ĄQué bella es la Iglesia hecha por los santos! Podemos sentimos orgullosos de pertenecer a esta comunidad que ha dado semejantes personalidades", decía Don Ricardo en su bella homilía de Getxo.

Teresa de Lisieux murió de amor, aunque los médicos diagnosticaron tuberculosis. Tenía 24 anos.

Andoni Olea, delegado de la Diócesis de Bilbao

Bilbao

24 de septiembre de 2003

Antes de la llegada a Bilbao, el día 22, lunes, tuvo lugar en la Catedral una charla sobre Santa Teresita desarrollada por el P. Felipe Bengoa.

Primera visita: convento de los PP. Carmelitas de Begońa (Bilbao).

Según lo previsto, llegaron a las 10,30 de la mańana acompańadas de dos furgonetas precedidas por el coche en que viajaba el P. Máximo. Al llegar fueron recibidas en la puerta de la Iglesia por la comunidad revestida litúrgicamente y presidida por el Superior de la casa, P. Felipe Bengoa. Ocho personas llevaban la Urna que seguía procesionalmente a la comunidad. Mientras tanto se acompańaba la comitiva con música de órgano. Al llegar al presbiterio se depositó la urna en la parte derecha del altar y se incesó. A continuación el presidente hizo una lectura del Evangelio y lo comparó con algunas de las promesas de Santa Teresita sobre su función mediadora desde el cielo. luego se invitó a los fieles a la oración y reflexión. A las doce del mediodía se celebró una misa presidida por el P. Pedro Anacabe y acompańada por toda la comunidad y gran numero de fieles. El próximo acto fue el rezo del Santo Rosario con Santa Teresita a las 16,30 y por fin la despedida de las reliquias hacia la Catedral a las 17,30. La Iglesia permaneció abierta todo el tiempo y los espacios intermedios fueron dedicados a la oración y meditación acompańados por textos leídos y seguidos de música de fondo en los momentos de silencio.

Segunda visita: la Catedral.

Desde nuestro convento partieron las furgonetas acompańadas por un coche de casa. A la llegada a la Catedral recibió las reliquias el Sr. Obispo junto con un grupo de sacerdotes. Eran las 6 de la tarde. A continuación y con toda solemnidad litúrgica, con acompańamiento de coro y órgano se condujo la urna hasta el presbiterio donde se depositó para la veneración de los fieles. luego el Sr. Obispo dirigió unas palabras alusivas a la visita de las reliquias y comentó el papel que Santa Teresita ha realizado en la Iglesia y exhortando a los fieles a la lectura y puesta en práctica de su doctrina. Luego se dejó un intervalo para la oración. la misa tuvo lugar a las 19,30 presidida por el Sr. Obispo y acompańada por 20 sacerdotes. En ella de nuevo el Sr. Obispo nos habló sobre Santa Teresita. Al término de la misa se invitó a los fieles a que veneran la urna acercándose y tocándola. la Catedral estaba repleta de gente. A las 21 aproximadamente se despidieron las reliquias que iniciaron su camino hacia las Madres Carmelitas de Getxo. Fueron precedidas por el coche del Sr. Obispo y un coche de casa.

Tercera visita: el Monasterio de las MM. Carmelitas de Getxo.

La comitiva formada por las dos furgonetas y el coche del Sr. Obispo y el de nuestra casa, llegó a Getxo hacia las 9, 45 de la noche. Era noche cerrada. A la entrada del sendero que da acceso al monasterio estaban esperando un nutrido grupo de personas con velones en las manos y un chistulari. Las reliquias fueron sacadas de la furgoneta justo ante el sendero. Desde allí fueron llevadas por un grupo de ocho hombres hasta las puertas de la Iglesia. Durante todo este trayecto y procesionalmente se tocó el chistu y la gente con gran devoción, velones en mano, acompańaron a las reliquias hasta la puerta de la Iglesia. Allí el P. Angel María Unzueta, vicario, incensó las reliquias y las recibió con unas palabras alusivas al momento. Luego las reliquias pasaron al interior de la Iglesia que ya estaba llena de gente. Luego siguieron una serie de actos, todos ellos muy preparados por las monjas del monasterio: canto de un coro de nińos de Leioa, ceremonia de echar pétalos de rosa sobre la urna, recitación de una poesía de Teresita por una de las chicas. Todo ello acompańado magníficamente por música tocada desde el coro por las religiosas. La gente seguía emocionada toda la ceremonia. Mientras tanto el Sr. Obispo estaba presente como uno más entre la gente. Terminada la parte folclórica, diríamos, se pasó al momento de oración, y se invitó a todos a guardar silencio. Todo ello concluyó para los asistentes externos hacia las 11,30 de la noche. Las religiosas, por su parte, llevaron la urna al interior y continuaron allí la veneración. A la mańana siguiente, a las 10 de la mańana se celebró una misa presidida por el Sr. Obispo y acompańada por 20 sacerdotes. La Iglesia rebosaba de gente. Durante la misa, el Sr. Obispo volvió a predicar de nuevo sobre Santa Teresita. Terminada la celebración se cargaron las reliquias de nuevo en la furgoneta y se emprendió el viaje hacia Larrea, acompańadas por el P. Antonio Olea y precedidas también por el Sr. Obispo.

P. Felipe Bengoa

Durango

1 de Octubre 2003

El acontecimiento del ańo: la venida de Santa Teresita; no únicamente en sus reliquias, sino en ellas su espíritu.

El aviso de su llegada nos lo comunicó nuestro Obispo Dn. Ricardo Blázquez y, tanto él como el Obispo auxiliar Dn. Carmelo Etxenagusia, que presidió la concelebración del día 26, se interesaron mucho por la venida de las reliquias, cosa que nuestra comunidad les agradece de corazón, lo mismo que al P. Antonio Olea que ha sido el Delegado en esta diócesis.

Providencialmente, el P. Olea, suplió a nuestro Capellán en vacaciones y, durante una semana, todos los días en la Eucaristía nos habló de Teresita, preparando así su llegada que tuvo lugar el día 25 de septiembre a las 7 de la tarde.

El recibimiento fue apoteósico. A continuación la Vigilia de Oración, organizada por nuestro Párroco Dn. Jesús MŞ Zendoia. Resultó un éxito tanto por los asistentes como, sobre todo, por el programa de la Vigilia. las moniciones, lecturas, cantos, etc., todo dirigido magistralmente por Dn. Jesús MŞ Zendoia. la Vigilia fue presidida por Dn. Félix Alonso.

Cuando, avanzada la noche, se retiró el público, quedó la comunidad hasta la mańana siguiente.

El día 26, a las 9 de la mańana, tuvo lugar la solemne Eucaristía, presidida, como antes indicaba, por nuestro Obispo auxiliar Dn. Carmelo Etxenagusia, en la que participaron 15 concelebrantes más: 1 pasionista, 1 franciscano, 1 colombiano, 1 jesuita, 3 carmelitas y el resto sacerdotes seculares.

La parte cantada, con toda solemnidad, bajo la batuta del gran director Dn. Jesús MŞ Zendoia.

El público llenó los bancos de la iglesia desde las 8:30, quedándose mucha gente en el pórtico.

Tanto la noche anterior, después de la Vigilia, como el día 26, después de la Eucaristía, se formaron largas colas para venerar las preciosas reliquias de nuestra gran Santita que, sin duda, no se despidió de Durango sin derramar sobre todos una abundante lluvia de rosas celestiales.

Visita a la Diocesis de Guipúzcoa

Su paso por la Diócesis de Guipúzcoa fue raudo y sin ruidos, como lo fue su vida. Pero su pasar dejó en muchos, muchísimos corazones, los toques delicados de su recia personalidad, forjada en el sufrimiento y en negras "noches oscuras", y el mensaje evangélico de su "caminito de infancia espiritual".

La Diócesis de Guipúzcoa la recibía el día 26 de Septiembre. la bella localidad costera de Zarauz fue la puerta por donde entró en nuestras Iglesia diocesana. A las 8,30 de la tarde hacía su arribo. Nos las traían nuestros hermanos de Vizcaya.

Zarauz vivió momentos muy emotivos. No fue una asistencia masiva, pero sí una asistencia constante, desde la hora de su llegada hasta las tres de la tarde del día 27, hora de la despedida, cuando el sonido de las campanas del Monasterio se unía al aplauso emocionado de los que acudieron a despedir las reliquias.

De Zarauz a Fuenterrabía. En la Parroquia de 5. Miguel Garikoitz nos esperaban para recibirlas y celebrar la Eucaristía. El templo es bastante grande y se encontraba lleno. El fervor de los asistentes, así como su participación en el canto, denotaban que algo especial se estaba celebrando.

Desde la Parroquia, y en solemne procesión, que abría el párroco de la localidad, Dn. José Gogorza, con un póster de Teresita en sus manos, y rodeados por el verde de los campos, recorrimos el espacio que separa al templo parroquial del Monasterio de las Carmelitas Descalzas. la noche fue testigo de los momentos de oración y de vigilia de las religiosas y personas (jóvenes y mayores) que quisieron acompańarles.

Al día siguiente, 28 de Septiembre, a las ocho todos los que estaban despidieron la urna de las reliquias.

De Fuenterrabía a San Sebastián. la llegada estaba seńalada para las nueve de la mańana, y a esa hora estábamos a las puertas del Templo de los Carmelitas de Amara. Durante el día nos visitó la lluvia tan unida a estas tierras. Esto no arredró a la gente que, Eucaristía tras Eucaristía (era Domingo), iban abarrotando el templo la Eucaristía solemne de las una, estuvo presidida por el Vicario general de la Diócesis, Dn. Patxi Aizpitarte. Fueron miles de personas las que durante todo el día desfilaron por nuestro templo a orar, celebrar el "ágape fratemo" y venerar y besar la urna de las reliquias.

A las seis de la tarde tuvimos una breve celebración de despedida y, acompańados por los aplausos de los asistentes y el repicar de las campanas, las reliquias salieron del templo rumbo al Monasterio de las Carmelitas Descalzas. Cantidad de religiosas y laicos se encontraban ya en el interior del templo, donde tuvieron una celebración orante. Hasta las doce de la noche hubo gente que permaneció en vela orante. los miembros de la Adoración Nocturna, fueron los encargados de dirigir y animar esta vigilia de oración.

Y llegó el momento de la despedida. El día 29 de Septiembre, a las ocho de la mańana, celebramos, nueve sacerdotes, la Comunidad de Carmelitas, y un buen número de amigos y religiosas, la Eucaristía de despedida. Presidía la celebración el Vicario Episcopal para Religiosas, Dn. José Javier Portu.

También a la salida del Templo, las reliquias recibieron calurosos aplausos, las campanas repicaron a gloria.., y hasta aparecieron lágrimas en más de uno de los asistentes.

Y de San Sebastián a Donamaría. A las diez de la mańana entregábamos el testigo a nuestros hermanos de la Diócesis de Navarra, que a las puertas del Monasterio de las Carmelitas Descalzas nos esperaban.

P. Félix Escota

Visita a la Diocesis de Pamplona

De 29 de septiembre a 1 de octubre

Carmelitas de Donamaría y Lizaso

En la mańana del día 29 las Carmelitas de Donamaría recibían alborozadas las Reliquias los actos de oración y veneración fueron una fiesta de todo el pueblo. Se difundieron libros, estampas y 300 camisolas con la efigie de Santa Teresita. Por la tarde las Reliquias pasaron a las CARMELITAS de LIZASO. las gentes del pequeńo pueblo y alrededores llenaron por completo la iglesia y el entorno para orar, celebrar, besar las Reliquias y hacerse con la "Historia de un Alma", estampas y folletos.

Catedral de Pamplona

A las 7 de la tarde el Vicario General de la Diócesis con los sacerdotes recibía las Reliquias en la plaza de la Catedral entre una gran masa de pueblo. A las 8 de la tarde el Sr. ARZOBISPO presidía la CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA. Concelebraban con él Mons. Lecumberri OCD, el Abad de la Oliva y 150 sacerdotes. Fue un gran acto, cantado por la Capilla de Música de la Catedral y el pueblo que llenaba las naves. Mas de media hora duró la veneración de Reliquias en filas compactas de fieles.

MM. Carmelitas de San José

Pasaban las 10 de la noche cuando la URNA fue trasportada por sacerdotes hasta el cercano Monasterio. Hubo durante horas turnos de la Adoración Nocturna, Insta que las carmelitas se quedaron con la Urna por la noche. El día 30, fecha de la muerte de Santa Teresita, a las 8,30, se llenó la iglesia para Laudes y el Vicario General concelebró con 14 sacerdotes. Y la Urna partió camino de Javier y Leire.

PP. Camelitas de Pamplona

Las comunidades de Descalzos y Rochapea se unieron para la fiesta. las Reliquias, llegaron a las 2 de la tarde. Mons. Lecumberri, visiblemente emocionado, leyó la bienvenida y dirigió una breve oración. Desde las 3,45 la afluencia de fieles fue continua y en aumento. la urna era besada y venerada sin cesar. A las 6 todo el público se unió al canto de las vísperas. luego vino la Eucaristía presidida por Mons. Lecumberrí con 15 concelebrantes. Hermosa la homilía del P. Alfredo Gardeazálal. Gran coro, ofrendas de la familia carmelitana, todo fue intensamente seguido por los fieles apretujados en la iglesia para besar la URNA. la despedida se hizo entre lluvia de pétalos, sones del órgano y gritos de ĄAdiós Teresita!

Carmelitas de Echavacoiz

La más bonita sorpresa fue cuando 400 jóvenes acuden a una Vigilia de Oración con Teresita. El día 1 (8,30 h.) el Sr. Arzobispo, junto a 15 sacerdotes, preside los Laudes y la Eucaristía en una bella celebración con el templo lleno de gente y muchas religiosas. las religiosas portan las Reliquias que saldrían para Logrońo.

Un agradecimiento especial al esfuerzo del P. Villabona que ha sabido contagiar su entusiasmo al Arzobispo, diócesis, CONFER, pueblo en general. los medios de comunicación, prensa, la Verdad, radio y TV se han hecho amplio eco de este acontecimiento de gracia.

El Cronista

Corella

3 de octubre

El día 3 de octubre a las 6.45pm. llegó a Corella (Navarra) la urna de nuestra Santa. Fue recibida en la calle Patio de Aracell donde tienen su monasterio nuestras Madres. Como nuestro templo está cerrado por obras, todos los actos se han celebrado allí y ellas han sido las responsables en la celebración de este acontecimiento. Además habían elaborado un póster muy bello en referencia exclusiva a esta visita de la Santa a Corella.

El Sr. Alcalde, Ramón Jiménez, pronunció el discurso de bienvenida; se amenizó este acto inicial con la actuación de la rondalla Centinela, cantos y jotas. luego, la urna entró en el templo donde se ofició una Eucaristía presidida por el párroco Dn. Amado Ramírez, y concelebrada por veinte sacerdotes, entre ellos el Provincial P. Antonio Viguri y el Vicario episcopal de la zona Tudela, Dn. Félix García de Eulate. Tanto los fieles como el clero y numerosas religiosas procedían de varios pueblos de la Merindad. Aquí participó el coro Virgen del Villar. la urna se expuso así a la veneración del pueblo.

A las 10.00pm. comenzó una Adoración nocturna a la que asistieron bastante más de cien personas. A las 8.45 amo del día siguiente 4 sábado, comenzó la despedida con el rezo popular de Laudes y una Eucaristía que presidió el P. Provincial acompańado por otros ocho sacerdotes. A las 9.45 de esa mańana la comitiva emprendió viaje a Cabretón (la Rioja) con la guía de la Policía foral que le acompańó hasta el limite en Bańos de Fitero. Saludamos desde Corella a los lectores de Vínculo.

J. L. Ugarte ocd

Visita a la Diocesis de Logrońo

3 de octubre

En Logrońo nos llevamos una sorpresa un tanto desconcertante al conocer el itinerario de las Reliquias de Santa Teresa del Nińo Jesús por nuestra Provincia de San Joaquín de Navarra: vendrían a nuestra ciudad el 21 de Septiembre. El día anterior, a las doce del mediodía, la explosión de un cohete anunciaría las Fiestas o Ferias de San Mateo 2003, mal ambiente para acoger los restos mortales de una Santa por popular e importante que fuese. A través del responsable de la Diócesis. Dn. Pelayo Sainz, Párroco de la Parroquia de Santa Teresita de Logrońo y gran entusiasta y divulgador de la vida y mensaje de su Patrona, se consiguió modificar la fecha y seńalar el 1 de Octubre, fiesta de la Santa, para la llegada de las Reliquias. Eso se realizó gracias al interés y colaboración de los responsables de las otras delegaciones de la Provincia que tuvieron que recomponer el itinerario.

En la programación de los actos a realizar en nuestra Comunidad de Padres Carmelitas intervino toda la Parroquia. Se trató el tema en el Consejo Parroquial celebrado el 16 de Septiembre. Se decidió con bastante detalle lo que se iba a hacer y ahora trato de relatarlo.

Los días 29, 30 de Septiembre y 1 de Octubre se hizo un Triduo de Preparación lo predicó el P. Arcángel, Carmelita de la Comunidad de Huesca. El día 29, después del triduo, a las ocho y media de la tarde, el P. Arcángel Rodríguez dio una conferencia en el salón de actos del colegio de las Madres Adoratrices. Expuso los aspectos más importantes de la vida y doctrina de Teresa del Nińo Jesús y la gran devoción que hay entre los cristianos y también musulmanes de El Cairo, irradiada por la Comunidad de Padres Carmelitas de esa ciudad en la que él ha trabajado muchos ańos y en cuya Iglesia se venera una imagen de Santa Teresita. Nos contó con un estilo gracioso varios favores que de ella habían conseguido tanto unos como otros, seńal clara de que la "lluvia de rosas", no tiene fronteras de razas ni de credos.

El día tres, a las once y media, con gran puntualidad, llegaron las esperadas Reliquias. A la comitiva que había salido de las Madres Carmelitas de Echavacoiz -Pamplona- dirigía nuestro Párroco, P. Martin Otazu, que se desplazó a esa ciudad la noche anterior.

Para esa hora ya se había concentrado bastante gente en la calle peatonal de Doctores Castroviejo. los logrońeses habían tenido oportunidad de enterarse de este acontecimiento por los anuncios que se hicieron en la Parroquia, en la Hoja Diocesana "Pueblo de Dios", y también a través de los carteles, prensa local y radio.

Al sacar la urna de la furgoneta todos aplaudimos la feliz llegada y se echaron sobre ella los primeros pétalos de rosas, interviniendo también en ese homenaje un curso de nińos del colegio vecino de las Adoratrices. Se llevó la urna en andas por las naves de la Iglesia hasta el presbiterio donde se colocó en una mesa muy bien engalanada. El P. Prior. José Miguel Garrido, dio la bienvenida a Santa Teresa del Nińo Jesús y Silvestre Brińas cantó con voz bien timbrada esta jota:

Fue un amor muy sincero el amor de Teresita, y por eso quiso Dios llevársela pronto al cielo.

La acogida continuaría con la celebración de la Eucaristía. la presidió el P. Prior y concelebraron algunos Padres de casa y varios Sacerdotes Diocesanos. En la homilía resaltó las virtudes principales de la Santa de Lisieux y la gracia que suponía para todos su presencia entre nosotros. Al final, el numeroso público - casi se llenó la Iglesia - contempló y besó la urna.

Alrededor de la una de la tarde comenzó la lectura de los principales párrafos de "Historia de un Alma" por un grupo de feligreses que se fueron turnando. Se interrumpió la lectura a eso de las dos de la tarde, durante media hora, para atender a un grupo de nińos del colegio Alcaste. El P. José Miguel les proyectó un montaje sobre Santa Teresita y después entabló un animado diálogo. De cinco a cinco y media vino otro grupo de nińos del colegio de las Madres Agustinas. les atendió también el P. José Miguel e hizo lo mismo que con los otros. Hasta las seis de la tarde siempre hubo un grupo de personas que escuchaban con interés lo que se leía, dejando intervalos para la reflexión personal.

A las seis de la tarde se celebró otra Eucaristía que comenzaba el acto de despedida de las Reliquias. la presidió el P. Arcángel Rodríguez y concelebraron el P. José Miguel Garrido, el P. Martín Otazu, y algunos Sacerdotes diocesanos, entre ellos el Vicario de Vida Consagrada Dn. Fernando loza. Al final el P. José Miguel bendijo las rosas que habíamos preparado y las que trajeron los asistentes. Reservamos algunas para entregarlas a imposibilitados de la Parroquia al llevarles la Comunión Se dejó un tiempo para que la gente despidiera las Reliquias pasando por la urna las flores que tenían. la asistencia fue muy buena, se llenó la Iglesia.

De nuevo se cogió la urna para llevarla a la misma calle que la había acogido y la despedimos con pena, pero con el presentimiento de que la presencia de Teresita a través de sus reliquias, nos habrá estimulado a seguir sus huellas que nos llevarán a vivir el Evangelio con más fidelidad. Prueba de ello fue la rápida venta de los ejemplares de "Historia de un Alma" que realizó la Hermana Marie Noelle Morin. Algunos que llegaron tarde al puesto de ventas nos encargaron que pidiéramos más.

De aquí salió el séquito a la Parroquia de Santa Teresita y la llegada fue festejada con bandeo de campanas, los compases de tambores de la Cofradía de la Parroquia y explosión de cohetes. Ahí se celebró una Eucaristía presidida por el Sr. Párroco y concelebrada por varios Sacerdotes de la ciudad. A continuación se alojó la urna en el convento de nuestras Madres Carmelitas donde pasó la noche en la Capilla del Convento y presenció una larga vigilia de oración vocacional-misionera que duró hasta las dos del día siguiente. A las nueve se celebró una Eucaristía a la que estaban invitados los Religiosos y religiosas de la ciudad y a continuación le despidieron de logrońo rumbo a las Madres Carmelitas de Tricio.

La prensa local se hizo eco de este acontecimiento relatándolo con bastante extensión: "Multitudinaria devoción a la Santa de las rosas. Cientos de logrońeses veneran los restos de Santa Teresita" eran los títulos que encabezaban la crónica del día 2 de Octubre en el periódico "la Rioja".También en ese mismo órgano se publicaron crónicas de la visita de los restos de Santa Teresita en Tricio, Calahorra y Cabretón.

Agradecemos de verdad a los responsables de la visita de los restos de la Doctora Carmelita y Patrona de las Misiones, su interés y colaboración para que llegaran a nuestra ciudad en una buena fecha y así beneficiamos, lo más posible, de las gracias, de la "lluvia de rosas" que todavía irá mandando desde el cielo la que prometió que pasaría el cielo haciendo el bien en la tierra.

Juan Jesús Zabalza

Provincia de San Joaquín de Navarra. Carmelitas Descalzos. 2017