Provincia de San Joaquín de Navarra. Carmelitas Descalzos

Noticias

MADRES CARMELITAS PAMPLONA - PROFESIÓN DE SOR MARIA ELENA Y SOR MARIA CECILIA

MADRES CARMELITAS PAMPLONA - PROFESIÓN DE SOR MARIA ELENA Y SOR MARIA CECILIA

MADRES CARMELITAS PAMPLONA

PROFESIÓN DE SOR MARIA ELENA Y SOR MARIA CECILIA

GRACIAS A LA GENEROSIDAD DE LAS HERMANAS,

OS COLOCAMOS SU TESTIMONIO ESCRITO UN POCO MÁS ADELANTE. TRAS LAS FOTOS.

FELICITAMOS A CADA UNA DE LAS HERMANAS,

SOBRE TODO A LAS HERMANAS ELENA Y CECILIA,

Y A LA COMUNIDAD.

 

 

 

¡Ave María purísima!

  Yo me llamo hermana María Cecilia de Cristo, tengo 26 años, soy de Brasil, y el 3 de Enero de 2017, hice la profesión solemne junto con la hermana María Elena, en el Carmelo de San José de Pamplona.

  Fue algo inolvidable, compartir este momento, tan bonito, especial e importante, al lado de mi querida comunidad, dando gracias a Dios por el don de la vocación, de mis padres, hermano (tengo otro que no pudo venir), y algunos hermanos de las comunidades neocatecumenales, que vinieron desde Brasil, y varios sacerdotes y amigos de la comunidad.

   Presidió la eucaristía nuestro querido señor Arzobispo Don Francisco Pérez González, siempre tan cercano y amable. Nos inculcó el valor de consagrarnos de verdad al Señor, siempre confiar en él, y seguir adelante.

   Que el Señor nos ayude a seguir adelante con ánimo, porque las misericordias que el Señor me ha concedido durante toda mi vida son muchas y haberme llamado a ser su esposa fue la mas grande, por que de verdad no lo merezco, pero el me ha amado con amor sin límites.

                                                                                                    ¡Gracias, Señor!        

                                                                                        Hermana María Cecilia de Cristo

 

 

 

- --------------------------------------------*********------------------------------------------

 

                He buscado a Yahvéh, y me ha respondido:

                Me ha librado de todos mis temores. (Sal.33, 5)

 

 

¡La paz de nuestro Señor Jesucristo!

Hola P. Provincial Juan Aristondo, ¡Feliz Año!

Quiero expresar un poco de mi experiencia del día 03 de enero, mí Profesión Solemne.

        Me llamo Hermana María Elena de Santa Faustina de la Misericordia, tengo 29 años, mi familia y yo pertenecemos al camino neocatecumenal; allí est mis raíces, no puedo olvidarme de donde he venido.

        Porque a partir de ese camino el Señor ha hecho una historia de salvación en mi vida; donde mis fiestas no eran fiestas y mis alegrías no eran verdaderas.

        Verdaderamente el Señor ha tenido misericordia de mí y me ha dado la gracia de la vocación contemplativa. Hoy veo que mi vocación  es una gracia, porque nunca me he imaginado ser “monja” y  de vida contemplativa, porque él me enseñaba un camino recto, pero yo iba por otros no tan rectos.

        Pero él escuchó mis gritos de auxilio y me libró de todos mis temores. El Señor me ha llamado así como a Samuel a esta comunidad de Carmelitas Descalzas de San José de Pamplona. Realmente he crecido espiritualmente con la ayuda de mis hermanas y agradezco a Dios por cada una de mis hermanas, porque Dios había pensado en cada una de nosotras para vivir juntas y unidas.

        La misa fue lindísima juntamente con el coro, y agradezco al Señor Arzobispo Don Francisco por sus palabras paternales, y con palabras acogedoras dirigidas también a nuestros familiares que vinieron de Brasil. Yo intenté vivir realmente cada palabra en la profesión solemne, las letanías, los cantos, las lecturas, etc. Puse mucha atención en lo que estaba prometiendo para que no quedara en meras palabras. Era un verdadero  “SÍ, QUIERO”,  “sí quiero” abrazar ese estilo de vida con todo mi corazón y con toda mi alma.

       “La vocación de las carmelitas descalzas es un don del espíritu, que las invita a una <<misteriosa unión con Dios >>, viviendo en amistad con Cristo y en intimidad con la bienaventurada Virgen María; la oración y la inmolación se funden vivamente con amor grande a la iglesia. Por eso, es virtud de nuestra vocación, estamos llamadas a la contemplación, tanto en la oración como en la vida. Este compromiso de vivir en continua oración se nutre con la fe, la esperanza y, sobre todo, con el amor de Dios. De este modo con un corazón puro, podremos conseguir la plenitud de la vida en Cristo y disponerse ha recibir la abundancia de los dones del Espíritu. (Espíritu de la orden nº 10, constituciones).              

                                             Hermana María Elena de Santa Faustina de la misericordia.

 

 

Provincia de San Joaquín de Navarra. Carmelitas Descalzos. 2017